Fundación San Antón


Fotografía Eduardo Margareto

PRESENTACIÓN

Todo comenzó a mi regreso de la peregrinación que hice a Roma andando, el año 2000. Había decidido «comprometerme con el Camino de Santiago» y la forma de hacerlo era crear un albergue para los peregrinos, en el camino francés. Me reuní con Pablo Arribas Briones, en esa época Delegado de la vivienda en Burgos, erudito del Camino de Santiago y prior de la Cofraternita di San Giacomo di Perugia, al cual conocía desde hacía unos años. Me convenció y me puso en contacto con Eliecer Diez Temiño, propietario de las ruinas del convento de San Antón en Castrojeriz. En un principio la idea me pareció maravillosa, crear un refugio para los peregrinos, dentro de unas ruinas del siglo XIV, en pleno corazón del camino francés. La primera vez que las había visto y pasado por el arco de las ruinas fue el año 1989 camino de Compostela. Como miles de peregrinos me quedé impresionado y prendado del lugar. Volví a pasar en innumerables ocasiones, pero nunca llegue a pensar que allí se pudiera hacer algo, al ser una propiedad privada. Mi decisión, persuasión y el buen entendimiento con Eliecer, iban por buen camino y la idea de hacer algo por las ruinas y en las ruinas, se iba haciendo realidad. Después de más de diez meses de compartir, prácticamente a diario, ideas e ilusiones con el propio Eliecer, decidimos formalizar el proyecto preparando un contrato formal y por escrito.

En mayo de 2001 firmaba un contrato con Eliecer Díez Temiño, propietario de las ruinas del convento de San Antón en Castrojeriz, en virtud del cual me las arrendaba por treinta y cinco años. Mi compromiso fue el de crear un albergue para peregrinos y consolidar y restaurar dichas ruinas. Desde la desamortización de Mendizábal, el complejo conocido como ruinas del convento de San Antón en Castrojeriz, ha estado en manos privadas. De todos es conocido que dichas ruinas han sido inaccesibles para todo el mundo hasta el año 2002 en que abrimos sus puertas. El 7 de julio de 2002 abríamos un refugio un tanto singular para peregrinos. Se creó con el espíritu en el que creemos: Gratuidad y Austeridad. Habilitamos tres cobertizos, uno para recibir, estar, cenar, etc. Otro, como dormitorio con seis literas que nos donó el Ejército español, y otro que sirve como aseo. Realizamos la buena obra sin financiación alguna y a base de mucho trabajo e ilusión. Gracias a mi mujer Balbanuz y a media docena de amigos, adecentamos las ruinas y pusimos en marcha lo que se conoce como Hospital de Peregrinos San Antón.

Desde el año 2002 abrimos las ruinas y el hospital para peregrinos todos los veranos, de mayo a septiembre. En estos años de funcionamiento hemos acogido a más de quince mil peregrinos (solamente disponemos de 12 camas). Todos los años recibimos, asesoramos y explicamos la historia del convento y de los antonianos a más de veinte mil visitantes. En estos 19 años hemos disfrutado de la entrega y generosidad de más de 150 hospitaleros venidos de los cinco continentes. Hospitaleros que sin duda alguna han engrandecido el espíritu de la Hospitalidad en San Antón, en el Camino Francés y en su país de procedencia. Por todo lo que ofrecemos a los peregrinos (una cama, la cena y el desayuno, y en muchos casos la comida) no cobramos absolutamente nada. Mantenemos el hospital a base de los donativos que libremente dejan los peregrinos y visitantes. Igualmente con la venta de postales, pins, llaveros, etc. pagamos la renta (inicialmente a su propietario, y posteriormente a la Fundación San Antón, propietaria de las ruinas) y nos hacemos cargo de todos los gastos corrientes, seguro de responsabilidad civil y mantenimiento de las ruinas y del albergue. Todo esto desde 2002, año en que abrimos las ruinas y el albergue para los peregrinos.

En el año 2003 conseguimos que la Diputación Provincial de Burgos y una Asociación de Desarrollo Rural (Adeco-Camino), se implicaran en el proyecto e invirtieran 48.000 euros. Se consolidaron las ruinas y la seguridad dentro de las mismas quedó garantizada. Mientras tanto, seguimos presentando proyectos a varias instituciones y buscando financiación para poder restaurar y continuar engrandeciendo las ruinas. Dada la dificultad que teníamos a la hora de buscar y poder obtener subvenciones, al fin al cabo, no dejábamos de ser los arrendatarios de unas ruinas y siendo estas propiedad privada, decidimos el año 2004 crear una Fundación, (Fundación Eliecer Diez Temiño-San Antón) que desde el año 2020 pasa a denominarse Fundación San Antón. Ya con la Fundación constituida, con todos los parabienes oficiales, continuamos buscando dinero. Fruto de este laborioso trabajo, en el año 2007 la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León, invierte 300.000 euros en restaurarlas, tal y como las podemos ver actualmente.

El año 2006 constituimos oficialmente la Asociación Hospital de Peregrinos San Antón, con el fin de gestionar las ruinas y el albergue para los peregrinos, así Eliecer dejaba de ser el propietario del complejo del convento de San Antón y Ovidio el arrendatario. De tal manera que la Fundación se convertía en la propietaria de las Ruinas y la Asociación en su gestora.

En los años 2011,2012, 2015 y 2016 acometimos una serie de mejoras en el Hospital de Peregrinos, siempre manteniendo nuestro lema, Austeridad y Gratuidad. Invertimos 15.000 euros procedentes de los donativos de los peregrinos y de la generosa donación de Doña María del Carmen Jiménez y Alfaro, condesa de Prado Castellano.

Si quieres colaborar en el mantenimiento del Hospital de Peregrinos o en la consolidación, restauración y mantenimiento de las Ruinas, puedes ingresar tu donativo en la cuenta de la fundación:

ES90 01280230060100086454


ACTIVIDADES DE LA ASOCIACIÓN

Después de más de 200 años sin culto ni actividad religiosa, el 17 de Enero de 2003 organizamos dentro de las ruinas, una Misa con motivo de la Festividad de San Antón. Cerca de 40 personas participamos en una Misa oficiada por nuestro entrañable amigo D. José María Alonso Marroquín, bajo un frío y lluvia incesante que no se nos olvidará en la vida. A continuación plantamos el primer ciprés después de tanto olvido y abandono. Seguidamente una docena de amigos nos trasladamos de una manera improvisada a la Villa Castreña a compartir un cocido. Dicha festividad la hemos seguido organizando todos los años hasta la fecha, reuniendo el último año a más de 400 personas en la Misa y más de 300 amigos a la comida. Desde hace 5 años nos acompaña un nutrido grupo de alumnos y padres del colegio de Nuestra Señora de la Merced y San Francisco Javier de Burgos y es un jesuita el que oficia la Misa.
Año tras año hemos ido recuperando tradiciones de los monjes antonianos, como la bendición de los animales, las cruces taus, las campanillas y los panes de San Antón. Las bendiciones se realizan con el Ritual de la Orden de San Antón, editado en 1745 en Madrid. Dicho Ritual determina las fórmulas que se han de usar para bendecir la Tau, el pan, el vino, las campanillas y los animales.

Desde el año 2002 todos los años celebramos el 25 de Julio, Festividad de Santiago, patrón de España. Organizamos una Misa y algún evento cultural. Todavía se acordarán, los que estuvieron el Año Santo Compostelano de 2004, de la paella que compartimos más de 300 personas.

Otra fecha a destacar, por desgracia desde el año 2006, es el 21 de Agosto. En ese día perdían la vida nuestros amigos Julián Campo y Santino Manzano, víctimas de un accidente ferroviario precisamente cuando regresaban de Compostela de dar el abrazo al Santo. Con ellos fallecieron otros cuatro peregrinos. Tanto Julián como Santino ocuparon un lugar muy especial en el Hospital de Peregrinos de San Antón ya que ambos ejercieron como hospitaleros en el refugio y hasta su fallecimiento prestaron toda su ayuda ante cualquier necesidad que se tuviera. Por eso desde el año 2006, el 21 de Agosto, día de su aniversario, celebramos una Misa y un concierto en recuerdo de ellos. Julián y Santino fueron cooperantes durante los últimos diez años de sus vidas, en Calcuta y Etiopía donde dedicaban gran parte del año a ayudar en las casas que tienen las Hermanas de la Caridad de la Madre Teresa.

Desde el año 2014, en el mes de Julio organizamos lo que llamamos Encuentros Antonianos, todos con temática antoniana y jacobea y con la participación de los mayores expertos en estos temas. Para este año 2021, Año Santo, tenemos preparado el VII Encuentro Antoniano. Este año con carácter Internacional, con la participación de ponentes italianos, franceses, alemanes y españoles, siempre y cuando «la pandemia» nos lo permita.

Con este tipo de actividades intentamos, además de honrar a nuestro Patrón, integrar a la Villa de Castrojeriz en todos nuestros actos, ya que consideramos que tanto el patrimonio que gestionamos como todas las actividades que desarrollamos en torno al mismo, deben ser compartidos por todos sus habitantes. El Camino de Santiago, y en particular un patrimonio tan importante como San Antón, debe ser considerado como cosa propia por todos los que viven junto a él. Sólo así estará garantizado su futuro. Ese es nuestro empeño y por él trabajamos todos los días. La integración del Camino en la vida y desarrollo de los pueblos es fundamental para que todos asumamos esta magnífica herencia como bien común, un bien a defender y proteger entre todos nosotros.

La asociación en estos años también ha patrocinado y dirigido seis cursos de verano con la Universidad de Burgos: La Orden de San Antón y Ordenes Hospitalarias ( 2005 ). Hospitalidad y Hospitales Jacobeos en Castilla y León ( 2006 ). Europa y Santiago ( 2007 ). Camino de Santiago. Camino de Libertad ( 2008 ). Itinerarium por los Caminos a Santiago (2009 ) y La Orden de San Antón en el Camino de Santiago ( 2010 ). También hemos publicado tres libros de actas sobre los cursos de los años 2005,2006 y 2007.

Ovidio Campo 
Presidente-Fundador Asociación Hospital de Peregrinos San Antón